¿Cuáles son las funciones de un asesor de imagen personal?

Introducción

Un asesor de imagen es una persona que estudia las características propias de cada individuo con el objetivo de asesorarle para que muestre la mejor imagen posible. Es considerado un agente de cambio y su trabajo consiste en acentuar la importancia del aspecto estético de sus clientes sin alterar la personalidad.

De esta forma, debe potenciar aquellos aspectos positivos y ocultar los negativos. Producir un look adecuado es una tarea que requiere el trabajo de peluqueros, maquilladores, estilistas, diseñadores de vestuario, de un equipo multidisciplinario para llevar a cabo el objetivo del cambio. En el asesoramiento de imagen personal intervienen aspectos como la morfología facial, el lenguaje oral y corporal, el vestuario, el protocolo, la estética, etc. Todo enfocado a mejorar la presencia de una persona ante los demás. Se gestiona el aspecto físico, pero también deben mejorarse los modales del cliente ayudándolo a optimizar su interacción con el entorno. Se realiza un trabajo integral, realizando un trabajo tanto interno como externo de la persona.

¿Cuáles son las actividades que realiza un asesor de imagen personal?

Los asesores de imagen ayudan a sus clientes a sacar el máximo provecho de su aspecto, para que se sientan bien y seguros de sí mismos. También muestran a la gente cómo crear una buena impresión a partir de su forma de hablar o de comportarse, por ejemplo.

El asesor de imagen analiza la imagen del cliente, incluyendo:

  • La ropa.
  • Su apariencia personal en general.
  • Su cabello, los ojos y el tono de la piel.
  • Su cara y la forma del cuerpo.

Asesora al cliente sobre los estilos, colores y diseños de ropa que se adaptan mejor a él, teniendo en cuenta su personalidad, el presupuesto del que dispone y su estilo de vida.

También podrían asesorarle sobre aspectos tales como:

  • Estilo y color de pelo.
  • Tonos de maquillaje.
  • Accesorios y complementos
  • Tipo de zapato y altura del talón.
  • Longitud de las chaquetas.

Realiza funciones de personal shopper: Se informa sobre la ropa que hay en el armario del cliente, y le aconseja sobre las prendas que le favorecen y las que no. También puede llevarle de compras, para asesorarle a la hora de comprar ropa nueva y cambiar su vestuario. Esto con el fin de realizar un guardarropa de acuerdo a su estilo, edad, y de acuerdo al proceso de transformación que se está llevando a cabo. Le apoya en el conocimiento en cuanto  a las prendas básicas que se deben utilizar para la configuración del guardarropa, el uso de estampados, los colores adecuados, entre otras cosas.

La importancia de la comunicación en la imagen personal: aconseja sobre cómo relacionarse con otras personas, a través de su comunicación verbal (el tipo de registro y vocabulario que debe utilizar) y la comunicación no verbal (la forma de estar de pie o de caminar por ejemplo). También puede aconsejarle sobre la etiqueta social que le permita encajar mejor en su trabajo, como el tipo de teléfono móvil que más le conviene, los restaurantes donde debería acudir, etc.

¿Cuál es el perfil profesional del asesor de imagen?

  • Conocimientos e interés por la moda, la ropa y las últimas tendencias y estilos.
  • Una buena visión en color.
  • Ser capaz de relacionarse con una amplia variedad de personas.
  • Energía y entusiasmo.
  • Interés a la hora de ayudar a otras personas.
  • Una imagen y aspecto profesionales.
  • La capacidad de inspirar confianza.
  • Ser discreto y diplomático.
  • Excelentes habilidades de comunicación.
  • Un ojo para el detalle.
  • Imaginación.
  • Habilidades de negociación y técnicas de comercialización.
  • Saber escuchar a los clientes.
  • Buenas habilidades de presentación.

Competencias

  • Aconseja a los clientes sobre estilo.
  • Aconseja a los clientes sobre etiqueta social o de negocios.
  • Aconseja a los clientes sobre qué ropa llevar que encaje con su tipo.
  • Aptitudes para la escucha.
  • Aptitudes para los negocios obtenidos mediante el autoempleo.
  • Ayuda a la gente a mejorar su imagen personal o profesional.
  • Capaz de inspirar confianza a los demás.
  • Capaz de trabajar con personas a distintos niveles.
  • Conocimientos sobre combinación de colores.
  • De aspecto inteligente.
  • Diplomático.
  • Dispuesto a cuidar de su imagen.
  • Dispuesto a trabajar con varios tipos de personas.
  • Dispuesto a trabajar por las noches y en fin de semana.
  • Enérgico.
  • Está al día de las tendencias en moda.
  • Habilidad para el marketing.
  • Habilidades comunicativas.
  • Habilidades para presentar.
  • Interés en moda y tendencias.
  • Le gusta el trato con la gente.
  • Lleva a los clientes de visita a las tiendas.
  • Lleva registros con precisión.
  • Mantiene una lista de contactos importantes.
  • Ojo para el detalle.
  • Organiza demostraciones de maquillaje y fiestas del color.
  • Prepara el «ropero de boda».
  • Prepara y conduce programas de formación.
  • Promueve el ofrecimiento de servicios.
  • Realiza el mantenimiento de sistemas informáticos de registro de datos.
  • Realiza trabajo de oficina.
  • Se interesa por ayudar a otras personas.
  • Sentido de la moda.

En resumen, el trabajo de un asesor de imagen personal se realiza de la siguiente manera:

Se inicia con una entrevista personalizada orientada a conocer las necesidades del cliente. Una vez que se cuenta  con esa información, se organiza el proceso de asesoramiento.

Por lo general, se inicia la actividad con un análisis de la colorimetría personal, mediante el cual el cliente descubrirá su paleta de colores, es decir, los tonos adecuados a su tono de piel, de pelo y de ojos. Lo bueno del test es que ofrece una base firme sobre la que elegir las prendas preferidas como así también las tonalidades predominantes en el maquillaje.

Una vez que se termina con este análisis, el cliente ya cuenta con un listado de combinaciones posibles entre los matices adecuados a su perfil. Con los colores dispuestos, se continuará con un análisis de tipo de cuerpo y de rostro: se estudian  las curvas y los rasgos para sugerir las prendas que mejor le sientan, incluidos los accesorios y el corte de pelo.

En  una conversación se llegara a un diálogo empático para profundizar en  el conocimiento de los gustos, la personalidad, las actividades, con la premisa de ir trazando un mapa del estilo que mejor le siente al cliente. Este análisis incluye un estudio exhaustivo de las líneas, los cortes, las formas y las texturas que favorecen el contorno del cuerpo. Así, el cliente podrá crear sus propios criterios para armar un guardarropa útil que lo identifique.

El asesoramiento culmina con un detallado informe sobre los tipos de maquillaje adecuados y los peinados y cortes de pelo que acentuarán las virtudes del rostro.

Se continúa con las clases de maquillaje, peinado, comunicación verbal y no verbal, protocolo y etiqueta, modales, autoestima, autoconciencia y autoconocimiento.